Separación efectiva de las carreras profesionales de empleados públicos y políticos

El actual sistema de organización fiduciaria del aparato estatal, en el que los nombramientos de altos cargos políticos y directivos públicos se realiza sobre la base de la confianza que los candidatos merecen para sus superiores (a su vez nombrados por idéntico procedimiento), genera incentivos negativos en todos los niveles de la Administración Pública; que se manifiestan en forma de baja productividad, docilidad, falta de control interno y de rendición de cuentas y, finalmente, corrupción.

Cuando la carrera profesional de un/a funcionario/a no depende del mérito y capacidad, sino de la red de contactos y amistades que pueda tejer en el ejercicio de su funciones; y se incentiva su salto a la política a través de privilegios como la seguridad de poder reincorporarse a su puesto cuando finalice su carrera política, el resultado esperable es que los empleados públicos se preocupen menos por el correcto desempeño de su trabajo y se centren en el cultivo de las relaciones políticas y personales con las elites políticas en el poder.

Por tanto, a fin de acabar con la fuerte politización de las estructuras administrativas, y lograr que los empleados públicos mantengan la máxima neutralidad política posible y vuelquen sus energías en llevar a cabo con eficacia e imparcialidad las funciones que tienen encomendadas, proponemos:

Propuesta original: 

(Por concretar propuestas más específicas, se admiten sugerencias)

  1. Disociación de las carreras profesionales de políticos y funcionarios, imponiendo límites a las actividades políticas de los segundos y costes para aquellos empleados públicos que quieran regresar a la carrera funcionarial después de su aventura política.
  2. Reducción del número de puestos de designación directa según criterios políticos a aquellos directamente dependientes del ejecutivo del ámbito territorial que corresponda
  3. Creación de una dirección pública profesional e independiente cuya trayectoria profesional acabe en las puertas de la cúspide de los ejecutivos.

Comentarios

Me parece muy bien que se le ponga coto a esta clase de corrupción y asi evitar enchufismos y que todos tengamos
el mismo derecho. Un saludo

Distribuir contenido