Postura sobre el uso de las nuevas tecnologías en procesos democráticos

Las elecciones son el núcleo del funcionamiento democrático, de ahí la importancia de que no se manipulen los resultados. Su funcionamiento se basa en 2 premisas: que el voto es anónimo (nadie puede saber lo que has votado de ninguna manera) y que los resultados son auditables y validables (se puede comprobar que el recuento es correcto).

Con el auge de las nuevas tecnologías mucha gente empieza a apoyar su uso para lo que se denomina e-democracia, argumentando como principal ventaja que se podría aumentar la participación ciudadana en las decisiones de gobierno y hacer más democrático el país. Mi opinión es que el uso de votación electrónica socavaría la propia democracia rápidamente.

El uso de nuevas tecnologías en votaciones facilita la manipulación de los resultados electorales porque los sistemas informáticos son :

  1. Opacos: ¿Cómo sabemos que las opciones que marcamos en el ordenador son las que se almacenan? ¿cómo sabemos que el software utilizado es el oficial? ¿quién es capaz de auditar el código fuente del sistema, suponiendo que sea abierto? ¿donde hay un rastro físico de los votos depositados?.
  2. Más complejos: ¿Cuanta gente que sabe cómo funciona una urna sabe como funciona un ordenador en red? ¿A quién protesto si el ordenador se cuelga mientras voto? ¿O si hay un programa malicioso ejecutándose mientras voto que manipula el proceso?
  3. Centralizados: ¿Dónde están las urnas y quien tiene acceso a ellas? ¿Se pueden ver los votos caer dentro? ¿Cuanto ojos hay mirando?

Cierto que los sistemas analógicos (urnas) presentan las pegas similares (se le puede dar un cambiazo a la urna, por ejemplo), si bien el daño potencial es menor al ser sistemas menos centralizados, la logística necesaria más compleja, y en todo caso el proceso es público y auditable por cualquiera que sepa leer y contar.

No es que esté contra las nuevas tecnologías, todo lo contrario. Pero una cosa es usar un sistema informático para realizar operaciones donde quede constancia del solicitante (NO-ANONIMAS) y otra muy distinta utilizarlos para tomar decisiones importantes en votaciones ANÓNIMAS.

Lo que se les escapa a los partidarios de aumentar la participación mediante el uso de la tecnología es que para que haya referendums hay que convocarlos... y esto no es un problema técnico ni tecnológico, sino de nuestro ordenamiento jurídico que da el monopolio al Gobierno (ver propuesta al respecto)

Un referéndum de papel cuesta 135mill €, y se pueden votar varios asuntos. ¿Cuanto costaría crear, mantener, utilizar y auditar un sistema de votación electrónico que no ofrece ninguna ventaja importante sobre la urna de papel, pero plantea infinidad de problemas adicionales?

Por eso planteo a la asamblea ¿Debe UCiD oponerse a la utilización de medios informáticos y de las nuevas tecnologías en procesos democráticos de elección (votaciones), y al concepto de e-Democracia? Mi propuesta: "Sí".

Para quien quiera seguir profundizando, dejo un par de enlaces recomendables, especialmente las discusiones:

http://www.kriptopolis.org/gnu-recomienda-voto-en-papel
http://www.kriptopolis.org/node/5492

Y un par de vídeos: Un especial de "Dominio Digital" sobre el voto electrónico

y "Hacking Democracy"

Paralelamente, me pregunto si debemos replantearnos nuestro actual sistema de votación por Internet.

Estado: 
Subscribe to Comments for "Postura sobre el uso de las nuevas tecnologías en procesos democráticos"