Mejora de la productividad de la Administración Pública

Assigned to:Unassigned
Created:cal_los at Mié, 2011-06-08 21:25
Estado:Abierto ( - Administración Pública y Organización Territorial / Priority Baja)
Case ID:Ideas para el Programa Electoral: 267-476
Última modificación:Mar, 2011-10-18 05:32

Si queremos mejorar la Justicia, la Sanidad, la Educación, en general los servicios prestados por la Administración, no es suficiente con aumentar las inversiones, también hay que mejorar la productividad del personal administrativo: funcionarios, laborales y contratados.
Creo que se deberían mejorar los medios para sancionar la mala conducta de los funcionarios, la falta de productividad, el absentismo injustificado. Hoy por hoy estos mecanismos existen y están legislados pero no sirven para nada.
Esta es una medida que sería apoyada por la mayoría de los ciudadanos e incluso por muchos funcionarios. Yo mismo lo soy. Y probablemente sería mucho menos impopular que rebajar los sueldos.
Esto debería ir ligado a una mejora de los mecanismos de objetividad a la hora de conceder complementos de productividad, que además deberían ser revisados periódicamente y no hacerse perednes.
Creo que si se compensara a los funcionarios la pérdida de poder adquisitivo que han venido sufriendo durante los últimos 10-15 años a costa de mejorar su productividad por este u otros mecanismos, se podría llevar a cabo.

Tipos de sanciones:
- Nunca supondrían la pérdida de la categoría profesional, niveles y retribuciones,
- Suspensión de empleo y sueldo por períodos determinados en función de la gravedad de la sanción,
- Pérdida de la movilidad durante períodos determinados,
- Disponibilidad para ser destinado donde se considere oportuno si la infracción en su puesto de trabajo ha sido muy grave y reiterada.

Comentarios

Simplemente quiero cruzar esta propuesta con esta otra, ya que están relacionadas:
http://ucid.es/propuestas/medidas-abuso-funcionarios

Yo opino que habría que unificar el "tratamiento" en todos los sentidos de los trabajadores por cuenta ajena (empresa privada) y el de los funcionarios (empresa pública).

No es de recibo que haya diferencias en el régimen laboral entre trabajadores de empresa privada y empresa pública.
Y más áun, en el disciplinario.

Por poner un ejemplo: Un trabajador de empresa privada puede ser despedido por "bajo rendimiento" (Estatuto de los Trabajadores), cosa que no sucede en el ámbito del funcionariado.

En mi opinión, esto es una clara discriminación y establece, a todos los efectos, dos "clases laborales": los trabajadores de empresa privada y los trabajadores de empresa pública.

Los trabajadores, son trabajadores y da igual el ámbito privado o público de la empresa en la cual desarrollen sus tareas.

Y, repito, es mi opinión. No pretendo ni ofender, ni convencer a nadie de mi tesis. ;-)

Hola, Ruedo.

No es tan así como dices. Como indicamos en el programa electoral el problema no es que no exista un régimen disciplinario de los funcionarios sino que no se está aplicando por las circunstancias que ahí se explican. Un funcionario puede llegar a ser expulsado de su puesto de trabajo por falta muy grave. El problema es que es muy difícil demostrarlo en muchos casos, el proceso es muy largo y la tipificación de las faltas no están a veces muy claras, sólo la jurisprudencia las está clarificando un poco. Por tanto, tal y como proponemos, lo que hay que hacer es revisar todo eso y hacerlo funcionar de verdad.

Por otro lado, yo pienso que mejor hubiera sido que el Gobierno se hubiera dedicado a esto en vez de reducir el sueldo a los funcionarios que a veces no llegan ni a los 1000 €, según las categorías y escalas.

Saludos

Insisto, Cal_los. Existen dos tipos de trabajadores en nuestro país. Y eso habría que corregirlo. Ningún trabajador debe de tener más privilegios que otro por el tipo de ámbito de su empresa.

La forma de terminar con los "recelos" hacia el funcionariado es equipararlos, en todos los sentidos, al resto de trabajadorxs.
O, si lo prefieres, que sean equiparados los trabajadorxs de empresa privada al funcionariado, y así todos contentos.

No obstante, no deseo crear polémica con este punto.

Lo fundamental, en un principio, es poder controlar el buen rendimiento y productividad de estos trabajadores.

Me gustan las polémicas, siempre que sean constructivas. Son lo más interesante de todo esto y de lo que más aprendo.

Creo que nunca vas a poder equiparar un puesto público con un privado, porque los métodos de acceso son muy distintos, sus funciones claramente diferenciadas y las retribuciones no comparables (no hablo de los altos cargos).

Pero estoy absolutamente de cuerdo contigo, y de hecho yo abrí este debate, en que se debe exigir a los empleados públicos que cumplan con su trabajo como todos los demás y debemos luchar contra los abusos. En esto yo creo que estaríamos de acuerdo todos, incluidos muchos funcionarios. Como mínimo que cumplan con sus horarios.

Y si no es así que sean sancionados, e insisto que normativa ya hay. Os remito al Título VII del Estatuto Básico del Empleado Público: http://noticias.juridicas.com/base_datos/Admin/l7-2007.html. Lo que hay que promover es que se cumpla.

Un saludo

Evidentemente, no son equiparables. Precísamente, de eso me quejo... :-)

Ok, ok. ;)

Fundamentalmente se deberia cambiar el status de los funcionarios y personal de las administraciones, equiparandolo al Estatuto de los Trabajadores, todos los trabajadores igual, sean de la empresa privada o de estamento público. Igualdad de contratación y de despido. Existe la necesida de educar al funcionariado y personal de las administraciones públicas en que estan para servir al administrado (resto de los mortales) y no los administrados para servir a los administradores, como sucede en la actualidad.

Fundamentalmente se deberia cambiar el status de los funcionarios y personal de las administraciones, equiparandolo al Estatuto de los Trabajadores, todos los trabajadores igual, sean de la empresa privada o de estamento público. Igualdad de contratación y de despido. Existe la necesida de educar al funcionariado y personal de las administraciones públicas en que estan para servir al administrado (resto de los mortales) y no los administrados para servir a los administradores, como sucede en la actualidad.

En España tenemos la habilidad y el ingenio para proponer y hacer cosas estupendas. Sobradamente capaces somos de hacer las cosas bien y tener una economía competitiva, pero para cada cosa que acordamos hacer, necesitamos un ejercito de inspectores, jueces y policías detrás para que se apliquen. No hay consciencia de grupo. Cuando formamos parte de un colectivo en cualquier actividad, es para aportar de nosotros lo que mejor podados y entendamos, y no tratar de sacar del colectivo lo que mas podamos a cambio de lo menos posible, ese el problema del funcionariado y de todos, lo que pasa, que allá donde haya un mercado de productos y servicios en libre competencia, no hay más cojones que sacar lo mejor que tenemos para poder sobrevivir. El problema del funcionariado y de toda gestión pública es que no tienen competidores. Lo bonito sería que la gente se entregase por los demás lo que es capaz y desee hacer, y esto supondría indirectamente que los demás velen en la mima medida por sus necesidades, pero ante esa falta de consciencia y mientras la gente se de cuenta que es la mejor actitud que puede tomar, también por sus propios intereses, hay que decantarse por una administración pública-privada si queremos ser competitivos y no dedicar tanto tiempo de nuestra vidas al trabajo, hacer tan poco en tanto tiempo empleado, por que al final te pasas el tiempo que te obligan estar presente en tu puesto de trabajo a ver como te escaqueas para no hacer nada, pues lo haces y te vas a casa.

Por eso propongo para la administración pública:

- Que no hayan horarios fijos de trabajo, se organicen los horarios entre los grupos de trabajo y se cobre por grupos, con baremos establecidos por el rendimiento entre grupos.

Subscribe to Comments for "Mejora de la productividad de la Administración Pública"