Medidas para la prevención de incendios forestales

En un país en el que más de un tercio del suelo está expuesto a un riesgo significativo de desertificación, en el que cada año arden miles de hectáreas y se registran varias muertes en los equipos de lucha contra los incendios (sin contar los daños patrimoniales y medioambientales que producen estas quemas), consideramos necesario impulsar desde las Administraciones del Estado medidas que permitan reducir de forma efectiva el número y extensión de los incendios, para lo que proponemos las siguientes medidas:

Propuesta original: 
  1. En las zonas quemadas quedará prohibido el cultivo durante un período de cinco años, y el pastoreo y la caza durante 10 años. Durante los 30 años siguientes al incendio, cualquier recalificación, cambio de uso o edificación en el suelo que se haya visto afectado por un incendio deberá ser aprobada por el Parlamento Autonómico (o nacional, si no existiere) de forma motivada.
  2. Prohibición absoluta de comercial con madera quemada, que será gestionada por una empresa pública que se encargará de su procesamiento para frenar la erosión y aumentar la cantidad de materia orgánica en el suelo quemado durante su reforestación. Los árboles serán talados y triturados in situ, para que nadie pueda aprovechar esa madera y el serrín fertilice la tierra.
  3. Reforestación de las superficies quemadas con especies autóctonas de lento crecimiento, respetando toda la vegetación capaz de regenerarse por su propios medios. Dicha repoblación se hará a cargo del presupuesto de los ayuntamientos, que de esta forma se verá penalizados por no haber sabido preservar su patrimonio natural.
  4. Reducir la cantidad de material combustible impulsando medidas para el aprovechamiento de los bosques, que haga rentable a los pueblos mantenerlos: impulso de la biomasa como fuente renovable de energía y recuperación del sector primario (pastoreo y las explotaciones de corcho y resina) con inversiones y subvenciones que creen empleo local y desincentive la destrucción del medio natural al convertirse en fuente de ingresos.
  5. Creación de un perímetro de seguridad en torno a zonas forestales de 2500m donde quede restringida la edificación y el desarrollo de actividades potencialmente peligrosas. Toda infraestructura (ferrocarril, autopistas, red eléctrica) próxima a superficies arboladas deberá mantener un margen de 10m a ambos lados despejado de vegetación y limpio de basuras, siendo el titular de la misma el responsable de preparar un plan de limpieza anual y de su ejecución.
  6. La ley prohibirá durante todo el año la quema de basuras y hacer fuego en los vertederos municipales, así como el uso de fuego con fines recreativos (incluso en zonas habilitadas para ello) y agrícolas, introduciendo incentivos para la eliminación de rastrojos por medios que permitan utilizarlos como fertilizante o materia prima para procesos industriales.
  7. Aumento del presupuesto y dotación del SEPRONA para llevar a cabo las tareas necesarias para vigilar el cumplimiento de estas implementar muchas de estas medidas. Creación de brigadas locales con personal fijo todo el año para la prevención y lucha contra incendios
  8. Creación de una sociedad estatal de reforestación, dependiente del ministerio del medio ambiente, con el objetivo de reforestar según los criterios anteriores.
Distribuir contenido