Legalización del consumo de Marihuana y Cannabis

Assigned to:Unassigned
Created:jor at Mar, 2009-05-12 17:07
Estado:Abierto ( - Sanidad y Asuntos Sociales / Priority Baja)
Case ID:Ideas para el Programa Electoral: 267-322
Última modificación:Sáb, 2009-08-15 14:26

Según lo leído en Bottup, uno de los temas que más interesa a los Españoles que se han interesado por el programa de consulta a la ciudadanía es la legalización de las denominadas drogas blandas.

La legalización sería aceptar el consumo generalizado de estas sustancias y abriría la puerta a la regularización del msim para evitar el tráfico de drogas y sus problemas derivados.

Además, supondría un gran ingreso para las arcas públicas en forma de impuestos tanto directos como indirectos (los puestos de trabajo y empresas creadas para satisfacer la demanda también cuentan).

Creo que este tema debe ser completado con más información sobre el tema... Espero que todos los participantes estén de acuerdo y podamos argumentar entre todos los beneficios o perjuicios que tendría implementar esta medida.

También creo que es una directiva que tendría que llegar desde el Parlamento Europeo para que no se disparasen los gastos policiales y de vigilancia fronteriza con nuestros vecinos europeos.

Comentarios

En primer lugar, no hay que confundir drogas legales con drogas blandas. El tabaco es una de las drogas con efectos más perjudiciales para la salud y una de las más adictivas. En este sentido, el tabaco es una droga muy dura.

Si, como dices, la legalización supone aceptar su consumo generalizado... por supuesto que no. Apuesto por una educación para la salud. No es necesario fumarse un porro para relajarse, igual que no es necesario tomarse un ansiolítico.

Si la legalización de las drogas sirve para eliminar a la criminalidad vinculada actualmente al consumo, y eliminar también los enormes beneficios de las mafias, entonces adelante. Pero poniendo limitaciones a su venta. No creo que la legalización tenga que ir necesariamente unido a un aumento del consumo.

El caso del Cannabis resulta interesante. Por una parte, su supuesta peligrosidad no está suficientemente probada científicamente (y que me corrijan si me equivoco); es más, de hecho tiene efectos terapéuticos como tratamiento paliativo, y consumirla no genera más dependencia física que el alcohol o el tabaco. Sin embargo, está en el mismo saco que otras drogas que sí que generan una fuerte dependencia física y efectos perjudiciales en la salud.

Por otra parte, las trabas legales para la obtención no son efectivas. Como pasa con otras muchas sustancias estupefacientes ilegalizadas, no es posible impedir a personas adultas y capaces el consumo de cualquier sustancia, y tampoco me parece que sea competencia del Estado más allá de evitar que se puedan causar daños a terceros (por ejemplo, prohibir conducir drogado).

Las drogas existen y siempre habrá gente dispuesta a consumirlas. En este contexto, el papel del Estado creo que debería ser facilitar las condiciones para que la gente, libremente, opte por no consumirlas. Además, la persecución policial de los consumidores de drogas por el mero hecho de serlo (es decir, suponiendo que no hayan cometido otros delitos para financiar su drogodependencia), me parece una medida de criminalización de este colectivo con finalidad recaudatoria. Creo que los recursos policiales y penales del Estado estarían mejor utilizados combatiendo otros tipos de crímenes.

No obstante, condicionaría mi apoyo a la legalización a dos condiciones:

  1. Que la distribución se realizara en exclusiva por un organismo gubernamental, ya que permitir a empresas privadas (farmaceuticas o tabaqueras) vender este producto conduciría irremediablemente a mayores precios, peor calidad y a la promoción de su consumo, potenciando la adictividad de estas sustancias.
  2. Que los beneficios obtenidos por dicha agencia se destinen íntegramente a programas de prevención de la drogadicción con estas y otras drogras, así como en programas de intervención con drogadictos que permita aumentar su índice de supervivencia y salud, a la par que se reduzca la criminalidad por drogas, y se les ofrezca a quienes consumen la posibilidad de desintoxicarse y reinsertarse en la sociedad.

Sobre este segundo punto, mi idea es utilizar las drogas decomisadas en los programas de desintoxicación, suministrándoselas sin adulterar a quienes se haya demostrado son drogodependientes a cambio de algún tipo de esfuerzo rehabilitador -al margen de la intervención en los centros de consumo- como, por ejemplo, alfabetizarse o realizar algún tipo de producción cultural (escribir una poesía bonita, por ejemplo). Supongo que este tipo de cosas -o parecidas- ya se estarán haciendo, sobre todo utilizando sustitutivos como la metadona.

En resumen, me parece que el cannabis no es tan dañino, ni su legalizacion significa obligar a consumir, aunque legalizando su consumo se pueden obtener los recursos necesarios para luchar contra la drogodependencia. Además, en caso de que se demuestre que estas medidas son un fracaso, siempre se puede volver a la situación actual.

Nota: Espero que nadie sea tan bruto de comentar el aspecto más superficial de este comentario (lo de los drogadictos escribiendo poesía), sin comentar el resto del mismo.

Subscribe to Comments for "Legalización del consumo de Marihuana y Cannabis"