Desmedicalización del parto

Assigned to:Unassigned
Created:Elisa at Vie, 2009-05-29 18:13
Estado:Abierto ( - Sanidad y Asuntos Sociales / Priority Baja)
Case ID:Ideas para el Programa Electoral: 267-320
Última modificación:Dom, 2009-05-31 18:50

El parto es un proceso natural que tiene su propio ritmo en cada una, y requiere de un entorno agradable, tranquilo e íntimo para desarrollarse. Desgraciadamente, los paritorios de la sanidad pública distan de ofrecer una experiencia agradable para la madre, y toda las intervenciones que allí se realizan se hacen sobre la base de que el parto no es un proceso natural que pueda realizarse en condiciones normales sin asistencia médica.

Este enfoque crea la necesidad de realizar intervenciones agresivas cuando, si se hubiera dejado seguir el curso natural del parto, no hubieran sido necesarias. Por ejemplo, la utilización de la epidural detiene el parto, y la necesidad de reactivarlo mediante oxitocina. Sólo así se explica que en España las cesáreas representen el 25% de los partos cuando, según la OMS, el límite aceptable debería ser del 15%. Y eso a pesar de ser la primera causa de mortalidad materna durante el parto (ya que es una operación quirúrgica de riesgo) y que producen infertilidad en el 30% de los casos.

Por tanto, creo que es necesaria la desmedicalización del parto por el bien del bebé y la madre. Entre las medidas a desarrollar para lograrlo, sacadas todas de los modelos de los países del norte de Europa y de las recomendaciones de la OMS, destacaría:

  • Creación de casas de partos en las proximidades de los hospitales atendidas por matronas, donde puedan ir a parir aquellas mujeres que presente un riesgo bajo y que ofrezcan un entorno adecuado para dar a luz en el tiempo que cada una precise. Estos centros sustituirían a las secciones de maternidad de los hospitales.
  • Opción de parir en casa con asistencia de una matrona para los partos de bajo riesgo, con los gastos cubiertos por la Seguridad Social. Estos partos serían atendidos por un equipo de matronas con unidades móviles individuales con el equipo necesario para atender partos sin complicaciones (silla de parto, oxigeno, medicina, etc).
  • Creación de una tasa de medicalización por parir en el hospital sin motivo médico justificado, para desincentivar esta opción.
  • Universalización de un servicio de asistencia postparto de 6 semanas de duración, en el que personal con formación específica en enfermería y neonatos ayude a la madre en las tareas del día a día (hacer la compra, la comida, limpiar) y ofrezca apoyo psicológico y emocional a la nueva mamá.

Con la creación de las casas de partos y la opción del parto en casa, además de un entorno más tranquilo e íntimo, resultará más fácil implementar las siguientes medidas:

  • Utilización por defecto de los sistemas de monitorización externa de bebé, que si bien más engorrosos de manejar, son menos invasivos para la madre y el bebé. Dado que sólo es necesaria la monitorización interna en partos de riesgo y madres obesas, no estarían disponibles para las matronas; y su uso sólo sería posible como segunda opción en los centros hospitalarios. La escasez de sistemas internos fomentaría su uso racional (no vaya a ser que no estén disponibles cuando sea necesario) y se evitaría tener que romper la bolsa antes de tiempo, lo que produce contracciones más dolorosas y evita el riesgo de que el bebé no estuviera perfectamente colocado para el parto cuando se elimina su flotabilidad.
  • Reducción del uso de oxitocina sintética para la inducción del parto a los casos estrictamente necesarios (10% según la OMS). Igual que con los sistemas de monitorización, sólo estaría disponible en hospitales, donde se atenderían los casos con complicaciones, y se podría racionalizar su uso requiriendo realizar un informe exhaustivo cada vez que se utilice una dosis. El papeleo desincentivaría el uso alegre.
  • Reducción de la Episiotomía a los casos estrictamente necesarios (actualmente, 85% en España), ya que la incisión produce secuelas físicas a la madre y requiere hospitalización. Al tratarse de cirugía, sólo sería posible realizarla en los hospitales; mientras que en las casas de parto y parto domiciliario se ayudaría la dilatación con masajes del suelo pélvico.
  • Derecho de los padres a determinar las características de su plan de parto (ejemplo). Dicho documento deberá prepararse durante el embarazo y ser incorporado por el especialista que realice el seguimiento del embarazo al historial de la madre, quien conservará una copia por si fuera necesaria a la hora de dar a luz. Las cuestiones más comunes (posición para parir, condiciones para autorizar el uso de determinadas técnicas o medicamentos) estarían codificadas de modo que sea rápidamente legibles para cualquier especialista. El incumplimiento del plan de parto por parte del personal sanitario será falta sancionable.

Lógicamente, la implantación de estas medidas implicaría un fuerte trabajo de rediseño del procedimiento en vigor para los partos, complementado con formación y sensibilización sobre el cuidado de la madre mientras se vela por la salud del bebé. Serviría, además, para crear puestos de trabajo para las matronas y asistentes posparto.

Comentarios

Me parece una propuesta genial, Elisa. Creo que el problema mayor (y donde se agarrarían las autoridades sanitarias para retrasar o impedir este proyecto) es en cómo se determina si un parto es de riesgo o no.

¿Podrías añadir algo al respecto?

Subscribe to Comments for "Desmedicalización del parto"