El Tribunal Constitucional certifica que esta Constitución ya no nos sirve

En Madrid, a 3 de noviembre de 2011

Unión Ciudadana por la Democracia es uno de los más de 30 partidos políticos que, habiendo presentado recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional (TC) por no haber reunido los avales que exige la nueva redacción del artículo 169.3 LOREG, quedan definitivamente excluidos de la contienda electoral.

En su auto de inadmisión [pdf], el TC estima que la exigencia de avales a las formaciones sin representación parlamentaria no es lesiva del artículo 23.2 de la Constitución Española "pues obedece a la consecución de un valor o bien constitucionalmente protegido, como es la racionalización y perfeccionamiento del proceso electoral [...] cuyo adecuado funcionamiento puede verse afectado por la proliferación de candidaturas carentes [...] de respaldo en el cuerpo electoral".

De este modo, dos derechos expresamente recogidos en la Constitución -la libertad de ofrecerse a representar a nuestros conciudadanos (art 23.2), y la libertad para elegir nuestros representantes entre quienes se ofrezcan voluntarios para ello (23.1)- se ven cercenados para la consecución de un concepto jurídico supuestamente " protegido constitucionalmente" -aunque no queda muy claro exactamente dónde- obviando el hecho de que, en unas elecciones libres y competitivas, el respaldo de cada candidatura en el cuerpo electoral sólo se conoce una vez celebradas las elecciones, no antes.

El auto también sostiene que "el requisito de los avales podría favorecer la clarificación de la oferta electoral" y "evitar la dispersión del voto entre opciones partidarias que son expresión de una misma orientación o corriente ideológica al facilitar [...][que aquellas que obtengan los avales][...] puedan superar la barrera electoral que permite obtener representación parlamentaria". Es decir, que el pluralismo político debe entenderse como el sacrificio de las alternativas más minoritarias para que las menos minoritarias tengan opciones de obtener alguna representación.

Según parece, los magistrados del TC dan por sentado que el elector y la electora españoles tienen serias dificultades para analizar y comprender la variada oferta electoral existente hasta ahora, ya que no sólo resulta necesario reducir la complejidad de la misma sino que -según parece- el hecho de que en estas elecciones haya la mitad de opciones cerradas entre las que elegir no nos importará, ya que a quienes votamos a alguno de estos partidos excluidos nos dará igual votar a otros "parecidos".

Unión Ciudadana por la Democracia considera que unas elecciones de las que se excluya a cualquier candidatura -o a cualquier candidato/a- que respete los principios de la democracia y los derechos humanos NO pueden considerarse libres NI legítimas, por lo que si la Constitución Española de 1978 permite al Alto Tribunal interpretar como no lesivo de derechos fundamentales el exigir avales a los candidatos de fuerzas políticas sin presencia parlamentaria, está claro que el problema radica en el texto constituyente, del que el Tribunal es mero intérprete.

Con esta sentencia, queda consolidada la otra barrera electoral y el consiguiente #vetoelectoral, asi como constadado que Constitución no es sinónimo de Democracia. Puede que la intervención previa de un órgano administrativo, que filtre "la morralla" antes de que la ciudadanía exprese sus preferencias políticas, sea Constitucional, pero díficilmente puede considerarse democrático desde nuestro concepto de lo que significa la Democracia.

» Publicación en el BOE de la "desproclamación" de la candidatura de UCiD

» Anteriormente en UCiD (síguenos en twitter y/o facebook):

  1. UCiD recurre la no proclamación de sus candidaturas a las generales del 20N
  2. Esperpento electoral: El Juez proclama las Candidaturas de Unión Ciudadana por la Democracia SIN avales

Unión Ciudadana por la Democracia (UCiD) es un partido político de ámbito estatal fundado en 2007 con el objetivo de lograr la participación directa de los ciudadanos en los asuntos públicos y en la toma de decisiones de Gobierno, y servir como vehículo para la expresión de la voluntad política de la misma cuando la participación directa no sea posible. Nuestro programa político gira en torno a tres ejes centrales: la defensa y promoción del Estado del Bienestar, la Democracia y los Derechos Humanos, tal y como se recoge en el artículo 2 de nuestros Estatutos.

Entre las propuestas políticas que ya no podremos plantear en esta campaña electoral, aunque se intentarán plantear como Iniciativas Legislativas Populares (ILP) durante la siguiente legislatura, destacan:

  1. Reforma del sistema electoral para mejorar la proporcionalidad y la igualdad del valor de los votos.
  2. Una ley de transparencia que permita a cualquier ciudadano auditar y fiscalizar la actuación de los poderes públicos.
  3. Un nuevo modelo productivo basado en energías renovables y nuevas tecnologías, que permita exportar a Europa e atraiga a España las instalaciones productivas de empresas extranjeras.
  4. La utilización de empresas públicas para generar sinergias y competencia en los mercados.
  5. Nuestro plan de recapitalización de las familias como medida para reactivar la economía.
  6. Reformas legales para proteger a los trabajadores autónomos, y hacer compatible la prestación por desempleo con iniciativas de microempleo.
  7. La ley de eficiencia en el gasto del sector público, y nuestro plan de cancelación cruzada de la deuda pública española.

Nuestra financiación procede íntegramente de cuotas -cuyo importe determina cada afiliado según sus posibilidades-, donaciones y de los rendimientos de nuestras actividades, prohibiendo nuestro régimen económico cualquier forma de préstamo para garantizar la independencia económica del partido. La actividad de sus órganos es pública y transparente, estándo disponibles online las actas de sus reuniones, los estados financieros, los extractos bancarios y hasta el último justificante de gasto). Las personas que tienen asignados cargos dentro del partido lo hacen de forma voluntaria, sin percibir remuneración por ello.

El partido está organizado en una estructura plana, funciona en base a principios democráticos en régimen de democracia directa con delegación de voto opcional, y es representado por un Equipo Coordinador, compuesto por hasta tres afiliados/as elegidos por la Asamblea General, cuyo mandato es revocable. Todos los/as afiliados/as pueden realizar propuestas y decidir sobre los asuntos que se traten mediante Voto Personal Transferible.

AdjuntoTamaño
PDF icon 2011-11-03_18-46-02_Jueves-1.pdf284.43 KB